Breaking News

Oración a la Santa Muerte, última publicación de pareja feminicida

Pareja asesina, seguidores de la Santa Muerte
Un reflejo de la violencia en Ecatepec
CIUDAD DE MÉXICO .-El caso de los presuntos homicidas de mujeres Juan Carlos “N” y Patricia “N” ha puesto en la palestra una serie de factores que se conjuntan en un fiel reflejo de lo que sucede en Ecatepec de Morelos, en el Estado de México.

Juan Carlos y Patricia representan una pesadilla que en México se vive con los ojos abiertos, son la muestra de la violencia cotidiana, ubicada geográficamente y estadísticamente en el Estado de México, en uno de sus municipios más violentos, Ecatepec, y en una colonia con altos índices delictivos, Jardines de Morelos.

Una suma de impunidad y de la ausencia de autoridad. Juan Carlos, de 38 años de edad, entra en la definición de personalidad psicópata, al no sentir el menor remordimiento de sus actos, es capaz de planear metódicamente los ataques contra sus víctimas.

Figuras de satán
Logró controlar sicológicamente a Patricia y por sus declaraciones se puede observar la necesidad de llamar la atención a toda costa. El posible perfil en redes sociales de Juan Carlos muestra una serie de imágenes relacionadas a la Santa Muerte y figuras de satán.

Además, seguía a un distribuidor de ácido muriático y sosa cáustica, sustancias con las que se pueden disolver restos humanos. Juan Carlos también seguía un sitio de frases y memes de asesinos seriales.

Quizá de ahí se inspiró el asesino en serie para declarar que fue vestido de niña en su infancia, o vender los huesos y las pertenencias de las víctimas.

Estudios psicológicos aplicados a Patricia, de 26 años, determinan una discapacidad intelectual de nacimiento, ella cumplió cabalmente su papel como pareja de un homicida en serie. Patricia se mostró obediente al ser utilizada como carnada.

La última actualización en Facebook de la pareja data del 3 de octubre, compartieron una oración hacia la Santa Muerte: “Tú que todo lo sabes Madre Mía, te pido que no me abandones” ambos asesinos comentan un “amén” al final.